RSS

Archivo de la categoría: BACHILLERATO

Imagen

EXÁMENES FINALES DE 2º DE BACHILLERATO

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 20 mayo 2019 en BACHILLERATO

 

ORACIONES COMPUESTAS EN LA MÚSICA

Como repaso a las oraciones compuestas (coordinadas, yuxtapuestas y subordinadas) que hemos trabajado, he pensado proponeros analizar sintácticamente la canción “Vas a quedarte” de Aitana. Vais a tener que rellenar unos huecos de la canción, que en la siguiente hoja encontraréis completa, posteriormente deberéis responder una serie de preguntas y por último os propongo un análisis mucho más complejo, si os atrevéis a ello.

Aquí os propongo la actividad ❤

Espero que os haya gustado 😛

 
Deja un comentario

Publicado por en 9 abril 2019 en BACHILLERATO, GRAMÁTICA, LENGUA

 

LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Ayer, 15 de marzo, tuvo lugar la primera protesta internacional contra el cambio climático. Los estudiantes del IES. Beurko de 2º ciclo de ESO y Bachillerato realizaron un paro desde las 11 a.m. Algunos tomaron parte en diversas manifestaciones organizadas dentro del movimiento Friday For Future, que promovía una huelga estudiantil imitando a Greta Thunberg, la joven sueca que en agosto decidió parar todos los viernes como protesta por la falta de ambición de su país ante el calentamiento global.

El problema del cambio climático nos atañe a todos , ya que todos vivimos en el planeta Tierra. ¡Cuidémoslo! ❤

Imagen del alumnado del Comité Medioambiental del Proyecto Agenda 21 del IES. Beurko en el Campus de la UPV  ❤

 
Deja un comentario

Publicado por en 16 marzo 2019 en BACHILLERATO, COMPRENSIÓN, TUTORÍA

 

ARTÍCULO DE OPINIÓN

Tras visionar los siguientes vídeos debes realizar un artículo de opinión en el que desarrolle una opinión personal relacionada con la temática de los vídeos, argumentando a favor o en contra y utilizando la expresión lingüística adecuada, con coherencia y cohesión, riqueza léxica, variedad sintáctica y corrección ortográfica.

Engaño, tras engaño 😦

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 enero 2019 en BACHILLERATO

 

ARTÍCULO DE OPINIÓN

Tras leer  los siguientes artículos debes realizar un artículo de opinión sobre: ¿Está nuestra sociedad apartando y desvalorizando a los mayores, cuando ya no le son útiles?

La soledad

En los países desarrollados los ancianos han sido apartados del centro de la vida y desprovistos de la atención de sus familiares

Cada vez hay más gente que vive sola, y de ella la mayor parte son personas mayores. En los países más desarrollados principalmente, la anomalía ya es epidemia y un problema que afecta cada vez más a las sociedades y a los Gobiernos, que ven cómo se disparan las psicopatías derivadas de él así como el gasto público encaminado a su amortiguamiento.

Hay una idea perversa que identifica modernidad con desinterés familiar, alentada por un capitalismo feroz más que por un verdadero cambio moral de la sociedad. Las condiciones a las que el trabajo obliga, más que la conversión de la virtud de la compasión en rémora, ha hecho que desde hace ya tiempo en los países desarrollados los ancianos hayan sido apartados del centro de la vida y desprovistos de la atención de sus familiares. Abandonados en casas en las que se mueren solos (y no es una exageración: la última, una anciana esta semana en León, hallada dos meses después de morir) o en residencias que son auténticos guardamuebles de viejos, esperan a Godot mirando la televisión y aguardando las horas de las comidas, lo único que les pauta el día y les distrae de su aburrimiento. La visita de sus hijos los domingos, si es que se da, lejos de consolarlos de su soledad la acrecienta.

En algunos países, como Reino Unido, la situación ha llegado a tal punto que el Gobierno ha creado un Ministerio de la Soledad. Nada que ver con el de la Felicidad de Bután. El Ministerio de la Soledad británico (en realidad una Secretaría de Estado) lo que pretende es solucionar un problema que cada vez se hace mayor y que sobre todo cada vez comporta más gasto público; un gasto que va in crescendo a la par que el número de personas mayores que viven solas y que dependen de la atención del Estado. La bola de nieve es ya tan enorme que las cifras de inversión en dependencia se disparan, lo que ha hecho saltar todas las alarmas entre los responsables del tema. O se le pone remedio o el gasto público en soledad acabará por ser el mayor de los presupuestos.

En cualquier caso, lo que menos preocupa al Gobierno británico, parece, es el problema humano de fondo. Por encima de las cifras económicas, el problema de la soledad tiene una dimensión humanista que debería importar más que aquellas, entre otras cosas porque a todos nos afecta o nos terminará afectando. La soledad, la gran patología de nuestro tiempo, no es una idea romántica que hasta puede resultar atractiva en la voz de ciertos poetas sino ese jardín vacío en el que nada crece ni va a crecer excepto la pena.

JULIO LLAMAZARES EL PAÍS 17 FEB 2018

Los viejos

Llamar “abuelo” a una persona mayor es reducirlo a una condición pastoril

En mi familia tenemos un prejuicio extendido: pensamos que todo aquel que trata de “abuelo” o “abuela” a una persona vieja con la que no tiene parentesco es un imbécil o un psicópata. Cada vez que escucho a un conductor de noticiero decir “nuestros abuelos” siento una ráfaga de furia. Llamar “abuelo” a un viejo es reducirlo a una condición pastoril, decirle que no es alguien con derecho a sentir deseo o deprimirse, que su existencia debe ser mansa y estar al servicio de arrear nietos ¿Alguien le habrá dicho “abuelo” a Cioran? ¿Y a Chavela Vargas? Quizás exagero, pero cuando escucho ese “abuelo” (usado con frecuencia como si fuera una forma de la dulzura y no una manera violentísima de establecer una relación de poderoso y sometido) siento que es la expresión —no la menos inocente, sí la menos cuestionada— del tenebroso desprecio y el histérico espanto que la sociedad siente por los viejos. Veo en la calle, a menudo, a personas tironeando de un viejo al grito de “¡Dale, mamá, caminá!”, o escucho variantes de la frase: “Callate, papá, vos no entendés nada”. Ni hablar de las aberraciones magnas: viejos encerrados sin agua ni comida por sus propios hijos; viejos abandonados hirviendo en un magma de escaras; viejos arrojados a la calle por sus herederos. No todos los viejos son buenos. Los hay aberrantes. Pero, buenos o malos, preferimos no verlos. En un mundo en el que hay cifras para todo —cantidad de mujeres golpeadas, de muertos de hambre, de animales en extinción— no hay estadística que mida la cantidad de viejos humillados, vejados, golpeados. ¿Cuántos son, cómo los matan? No estaría mal hacernos, todos, la pregunta que las mujeres —que llevamos siglos sabiendo lo que significa ser invisibles— hemos aplicado a nuestro género: ¿los viejos tienen derechos? O peor aún: ¿para qué queremos a los viejos? ¿Los queremos?

LEILA GUERRIERO – EL PAÍS

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 enero 2019 en BACHILLERATO, LENGUA

 

CÓMO HACER UNA BUENA DEFINICIÓN

Una posible pregunta en el examen de Evaluación para  Acceso a la Universidad (EAU) puede ser definir una serie de palabras seleccionadas del texto sobre el que se debe trabajar, dicha definición se debe ajustar al significado que adquiere esa palabra en ese texto concreto, para ayudaros os dejo el siguiente material con unos buenos consejos 🙂

🙂 😛

 
Deja un comentario

Publicado por en 4 diciembre 2018 en BACHILLERATO

 

ARTÍCULO DE OPINIÓN

Tras leer y visionar  la siguiente información debes realizar un artículo de opinión sobre: ¿Está nuestra sociedad cambiando y los teléfonos móviles son imprescindibles en nuestra vida?

 

Los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística revelan que el 96% de las familias cuentan con al menos un teléfono móvil y que el 77% de las personas que acceden a Internet lo hacen a través de este dispositivo electrónico que para muchos se ha convertido más que en algo indispensable en un foco adictivo que está generando un nuevo elenco de trastornos ligados a su uso.

La nomofobia es el miedo irracional a estar sin teléfono móvil. El término proviene del anglicismo “nomophobia” (“no-mobile-phone-phobia”). La dependencia al dispositivo electrónico genera una infundada sensación de incomunicación en el usuario cuando este no puede disponer de él, bien porque lo haya dejado olvidado en casa, bien porque se haya agotado su batería o esté fuera de cobertura.

Según las estadísticas, uno de cada cinco adolescentes están en riesgo de sufrir un problema que deriva en ansiedad, angustia y malestar. Consultan el móvil más de cuatro horas al día; no pueden pasar sin mirarlo más de diez minutos seguidos; están obsesionados con tenerlo siempre cargado y llevan siempre a mano un cargador; sienten ansiedad ante el mero pensamiento de no poder usarlo, de no tener batería o cobertura y evitan a toda costa lugares donde no pueden utilizarlo, como cines o teatros… Y, sobre todo, entran en pánico si por cualquier descuido lo pierden o se lo han dejado en casa. Los síntomas de este trastorno son sensación de ansiedad, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de cabeza y dolor de estómago.

¿Realmente crees que tu teléfono móvil te hace más libre?

 Querido móvil

Querido móvil, recuerdo el día en que te conocí. El tacto frío de tu pantalla líquida. Tus curvas de ensueño. Lo poco que ocupabas y lo discreto que eras. Todo lo que prometías. Cómo fui configurándote por dentro según mis necesidades. La cantidad de cosas -ya casi me he olvidado- que me ibas a dar: más facilidades, más rapidez, más contacto con los amigos, más información, más tiempo… Te mando esta carta porque llevamos 15 años juntos y, en fin, tenemos que hablar de lo nuestro.

Querido móvil, lo cierto es que ibas a liberarme y cada vez te veo más cadenas. Me quitas tiempo, me pones deberes absurdos, ejercito menos la memoria, te me metes en el desayuno y en la cama. La gran paradoja de todo es que antes de tenerte como teléfono telefoneaba más, verás: yo creo que la mayoría ya no te utiliza para llamar a nadie, sino para escucharse a sí misma.

Querido móvil, yo sé que has salvado vidas y promovido revoluciones, que ejerces de enciclopedia y de Orfidal, pero añoro cuando no estabas y éramos menos yonquis. Antes leía más en el metro, hablaba más en casa, estaba menos pendiente de mi ombligo, tardaba menos en concentrarme, me cundían más los días y también pisaba menos mierdas de perro.

Querido móvil, te has caído al agua varias veces, te he dejado olvidado en bares y en casas de amigos, tienes la pantalla llena de cicatrices, me has servido de excusa y de coartada, de «espejito, espejito» y de linterna. Pero esto toca a su fin y ya he empezado a hacerlo: hay días en que me voy al periódico y te abandono en la mesilla del salón a propósito. Como cuando lo hacía con el paquete de Ducados y me funcionó para dejar de fumar.

Querido móvil, creo que esta semana voy a comenzar con las amputaciones: quitarte el WhatsApp. Desinstalar tres o cuatro aplicaciones. Cercenar la Liga Fantasy. Vaciarte lo mismo que antes te llené. Olvidarme de mirar la batería que me queda. Y llamar a mi madre cada día en vez de mandarle un mensaje.

No es sólo culpa tuya. Es sobre todo mía. Ojalá que alguna vez podamos tener una relación sana. Ojalá que no le hagas daño a mis hijos. Han sido 15 años y no estuvo mal, pero algo te digo que he aprendido de lo nuestro: lo nuevo no siempre es moderno.

Ve con Dios y no me escribas. Creo que no me voy a perder nada, sino al revés. Esto no es paso atrás, querido móvil. Esto es un paso adelante.

PEDRO SIMÓN  EL MUNDO  12 de noviembre de 2018

Cuidado con la información que compartes. Hay una gran diferencia entre el mundo real y el mundo virtual

Nuevas relaciones familiares están surgiendo 😮

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 diciembre 2018 en BACHILLERATO